Nueva entrada en el blog de Andana Editorial.

En la etapa de la infancia el poder vivir cerca y en contacto con la naturaleza es vital para el buen desarrollo de los niños y las niña: física, emocional y espiritualmente.

En los últimos años, los pediatras, educadores y psicólogos hablan del síndrome o trastorno por déficit de naturaleza que afecta sobre todo a los niños y niñas que viven alejados de entornes naturales. A esta tendencia tenemos que sumarle, el crecimiento de la población y saturación en las ciudades donde el verde está cada vez menos presente, y los estilos de vida sedentarios de las nuevas generaciones.

Todos tenemos entre los mejores recuerdos de la infancia el poder jugar libres y salvajes en parques, bosques y campos. Pero si preguntamos a los adolescentes de ahora sus recuerdos de niñez están bien distanciados de la naturaleza.

Cuando el niño/a no tiene contacto con la naturaleza los estudios demuestran que esto afecta directamente a su desarrollo físico, cognitivo y emocional. Así hay mucho más riesgo de sufrir obesidad, estrés, fatiga crónica e incluso depresión. Y también, les afecta en sus habilidades sociales, su capacidad de resolución de conflictos o su creatividad e imaginación. Con el buen tiempo tenemos la excusa perfecta para recuperar la conexión entre naturaleza y niños. Es un buen momento para salir a observar y aprender cosas nuevas de nuestra fauna y flora. El mejor espectáculo natural se da estos días en las montañas, parques, jardines y balcones. La vida explosiona fuera y no nos lo podemos perder. Es necesario reconstruir esa tradicional y sana interacción entre la infancia, el aire libre y los espacios naturales abiertos.

REPASANDO TERMINOLOGÍA

El término “jardín de infancia” (kindergarten en alemán) surgió ya en 1840 de la mano del pedagogo alemán Friedrich Froebel. Este hablaba de como los niños aprenden más fácilmente a través de juegos creativos y explorando a través de su curiosidad en espacios al aire libre y en contacto con la naturaleza.

BENEFICIOS DE LA NATURALEZA EN LOS NIÑOS/AS

Los beneficios de que los niños estén en contacto con la naturaleza son varios, y los podemos clasificar según si son beneficios para el cuerpo, la mente o el alma.

PARA EL CUERPO

  • Mejora la salud física de nuestros hijos, ya que los espacios naturales invitan a correr, saltar y moverse libremente.
  • Potencia sus habilidades motrices y los convierte en niños más equilibrados.
  • Respiran aire limpio que ayuda a protegerles de posibles enfermedades respiratorias.
  • Les permite recuperar rápidamente la energía física perdida, en plena naturaleza se recargan más rápidamente las pilas.
  • Pasar tiempo en entornos abiertos mejora la visión a distancia y disminuye la posibilidad de tener miopía en los niños.

PARA LA MENTE

  • Vivir a través de todos los sentidos la naturaleza es la mejor forma de conocerla y descubrirla. Con la experiencia sensorial siempre es más fácil entender lo aprendido.
  • Favorece el desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo. Las corrientes educativas que dan importancia el contacto del niño con la naturaleza obtienen resultados más altos en matemáticas, lectura y escritura.
  • Crece su capacidad de atención y escucha, así que disminuye la posibilidad de padecer trastornos de aprendizaje, déficit de atención e hiperactividad.
  • Alimenta la seguridad y la confianza en uno mismo, así los niños son más autónomos e independientes.
  • Potencia el juego libre que aumenta además sus habilidades artísticas, creativas, de pensamiento crítico y su imaginación.
  • Autorregula sus impulsos y promueve el autocontrol gracias a la actividad física, a la capacidad de adaptación y a los nuevos descubrimientos.

PARA EL ALMA

  • Es esencial en su desarrollo emocional. Los niños disfrutan de más tiempo libre y de un estilo de vida más calmado y relajado. Así disminuye notablemente los niveles de estrés y tristeza en la infancia.
  • Aumenta su conciencia ambiental y el respeto por todo aquello que les rodea.
  • Influye en sus habilidades sociales y de convivencia con los demás.

DIEZ PROPUESTAS PARA FOMENTAR EL CONTACTO CON LA NATURALEZA

Por todo eso, es muy importante aprovechar los espacios naturales con nuestros hijos. Aunque sea dando un pequeño paseo, y así nos podemos fijar en las hojas verdes de los árboles, como nacen las flores en los parterres de las aceras, mirar el cielo estrellado y escuchar la cantidad de pájaros que nos dan sus mejores conciertos.

Y si aún queréis más aquí os proponemos varias ideas que nos pueden ayudar a recuperar la conexión de nuestros hijos con la naturaleza.

1. Practicar senderismo

Seguro que a poco menos de una hora de vuestra casa hay algún pequeño monte o ruta de senderismo fácil que podéis hacer con vuestros hijos. Una buena excursión para hacer en familia el fin de semana. Solo tenemos que prepararla bien sobre el mapa e ir bien equipados.

2. Reconocer la flora

La naturaleza tiene muchas cosas bellas que enseñarnos como su flora. Un divertido juego es el de recoger hojas y flores en la montaña o en el parque y reconocerlas en casa. Incluso podéis hacer una prensa, secarlas y hacer nuestro propio herbario. Si no queréis estropearlas también hay la posibilidad de sacarles fotos.

3. Observar la fauna

Otra de las maravillas de la naturaleza es su fauna, observar los animales salvajes en libertad es siempre hipnotizador. Para un niño, la mejor manera de conocer a un animal: cómo es, qué come, dónde vive, etc. es en el aire libre aprendiendo de la naturaleza.

4. Escuchar la naturaleza

Un buen lugar en el que hacer meditación es en medio de un espacio natural. Solo tenéis que cerrar los ojos y prestar atención a los sonidos de la naturaleza: el viento en los árboles, el canto de los pájaros, el sonido del agua, etc. Es la mejor forma de conectar con el aquí y el ahora.

5. Contemplar las estrellas

Mirar el cielo y contemplar las estrellas puede ser muy entretenido. Los más peques aprenderán sus primeros conceptos de astronomía. También os servirá para que se den cuenta de la inmensidad del universo y para relajarlos antes de ir a la cama.

6. Plantar semillas

A menudo la naturaleza no está a nuestro alcance cada día. Si queréis que vuestros hijos aprendan el proceso de crecimiento de las plantas y/o los árboles siempre podéis plantar semillas en vuestro jardín o balcón. Y por qué no, hacer un pequeño huerto urbano.

7. Crear arte con elementos naturales

Si sois amantes de las manualidades con material reciclado aprovechad las salidas a la naturaleza para recolectar piedras, hojas secas, flores o troncos para luego hacer una creación artística en casa.

8. Jugar al aire libre

A cualquier niño le gusta jugar al aire libre, correr y explorar sin límites es pura felicidad para ellos. Aún se lo pasarán mejor si además tienen un juego de pistas o gincana.

9. Montar una acampada

Ir de camping es una propuesta que enamora a todos los niños/as. Vivir en familia la experiencia de montar una tienda de camping, preparar los sacos y pasar la noche fuera de casa es toda una aventura.

10. Leer un cuento o libro en la naturaleza

Uno de los complementos perfectos a una gran experiencia en la naturaleza es un libro. Con la lectura podemos descubrir y valorar mucho mejor la importancia del medio natural y el papel que tenemos. Un buen libro ilustrado nos puede ayudar a preparar una salida a la naturaleza, o a recordar o reflexionar sobre todo aquello que hemos visto y experimentado en nuestras salidas. Aprovechad para escoger un álbum ilustrado que os haga respirar naturaleza.

Libros del Método Montessori

En el catálogo de Andana Editorial tenemos varios títulos que nos ayudarán a acercar a los niños a la naturaleza. Para los más pequeños hay la nueva colección de libros Mi primer álbum de descubrimientos, basándose en el método Montessori. Son libros de cartón para los primeros lectores con los que trabajar en casa los conceptos básicos con fotografías de la naturaleza de gran calidad. Una colección para educar en la belleza y fomentar una vida más conectada con la naturaleza y más pausada.

Formas Andana Montessori

Por un lado, tenemos Formas. Todas las formas están en la naturaleza. Pero identificarlas no siempre es fácil. Los niños pequeños aprenderán todas las formas de una forma sencilla y fácil, reconociendo y asociando cada forma con un animal. Además, el niño podrá encontrar información interesante sobre el animal, curiosidades sobre su apariencia, sobre su forma de vida, su entorno, etc.

Y por el otro, está Contrarios ¿Qué mejor manera de explicar a los pequeños el concepto de los «contrarios» que mediante los animales y la naturaleza? Una forma óptima de estimular la imaginación de los niños/as lectores mientras se divierte: La lentitud del caracol se opone a la velocidad del guepardo, el movimiento de las abejas se enfrenta a la quietud del insecto hoja, negro o blanco, despierto o dormido… Una gama de opuestos que permite adivinar todos los matices de la naturaleza.

Contrarios Andana Montessori

Estamos aquí, de Oliver Jeffers

Para los que ya saben leer hay Estamos aquí, un libro del superventas Internacional Oliver Jeffers. Uno de esos libros imprescindible en cualquier biblioteca infantil. En esta ocasión el autor e ilustrador nos habla con gran maestría del Planeta Tierra, de la importancia de las cosas pequeñas y de la responsabilidad que tenemos todos de cuidarla. Para explicarlo, Jeffers parte de lo más general, la Via Láctea, y va descendiendo hasta la cotidianidad de nuestro día a día.

Un álbum ilustrado del bestseller interancional Oliver Jeffers – Ganador del Premio KiriKo

Que el plástico no nos domine

Paremos la invasión. Plástico

Para los que ya son mayores está Paremos la invasión. Que el plástico no nos domine de Raül Hurtado, José Ibánez y Claudia Mosquera Los protagonistas de esta historia, Greta y Aldo con la ayuda de su amiga Isa, tienen una misión: parar la invasión silenciosa en nuestro planeta de un peligroso monstruo, el plástico.

Este álbum informativo nos explica cómo y cuándo se inventó este material, dónde está presente en la actualidad, y nos avisa de las graves consecuencias que tendrá su uso abusivo. Los pequeños protagonistas aprenderán detalles y curiosidades de cómo se fabrica el plástico, de su corta vida útil frente a la larga vida residual y de cómo se puede reciclar.

El libro termina con 10 propuestas para llevar a cabo en nuestro día a día para así, entre todos, parar esta invasión.

Libros informativos de Britta Teckentrup

En este sentido también tenemos Peces por todas partes y Bichos por todas partes de Britta Teckentrup. Una colección de libros informativos que nos hablarán de peces y de bichos. Para conocer que especies hay, sus características principales, cómo eran en sus inicios, su alimentación, como escapan de sus depredadores, cómo se reproducen o cómo se relacionan con los humanos.

Una colección esencial en cualquier clase de ciencias de primaria.  

Peces por todas partes Andana Editorial
Bichos por todas partes Andana Editorial

El destino de Fausto, de Oliver Jeffers

Y para terminar estas recomendaciones está El destino de Fausto también de Oliver Jeffers.

Una historia que nos demuestra que los humanos, ingenuos de nosotros, creemos que fácilmente cualquier cosa nos pertenece. Esto es lo que piensa el protagonista de esta historia, Fausto. Su prepotencia y arrogancia, le impiden entender a la naturaleza, lo cual, irremediablemente, lo aboca a su destrucción.

El destino de Fausto
Oliver Jeffers Fausto

Entrada publicada en el blog de Andana editorial el 6 de marzo de 2020.